Contratos de mantenimiento

Contratos de mantenimiento

La virtud de los contratos de mantenimiento es que el usuario, sea cual sea la época del año, no tendrá que preocuparse por revisiones ni por otras acciones a llevar a cabo en sus instalaciones de agua.

Gracias a un contrato de mantenimiento con una empresa de desatascos, el interesado podrá verse completamente cubierto en cuanto a reventones, fugas...

Cuando algo ocurra, ya sabrán a quién llamar... y es que es muy importante tener un grupo de poceros de confianza. Se trata de un sector que, como muchos otros, está sujetos al intrusismo profesional. No cualquiera vale como desatascador, pues habrá tenido que realizar los correspondientes cursos y tener la experiencia sin la cual no podrían ejecutar los trabajos con fiabilidad.

Sirvan de ejemplo los bajantes para calibrar la importancia de un contrato de mantenimiento. Son partes de los edificios que cada cierto tiempo necesitan un mantenimiento, mantenimiento que puede ser más o menos profundo.

En el caso de los elementos que conforman las redes hidráulicas exteriores o pertenecientes a los bajantes pluviales, la llegada del otoño e invierno hacen que la atención tenga que ser total.

En estas épocas, hay que limpiar las embocaduras de los canalones de hojas y vegetación en putrefacción. Si no se hiciera así, el agua pluvial no podría encontrar su salida y con probabilidad se producirían obstrucciones y roturas.

Los encharcamientos en los bajos de los edificios son frecuentes cuando las canalizaciones no están en buen estado, canalizaciones que, como los canalones, siempre han de estar perfectamente limpios. Además, se evitarán malos olores.

Pero un contrato de mantenimiento sirve para mucho más. Por ejemplo, es perfecto para cuando haya que limpiar y desinfectar pozos de agua potable. En ciertos casos, estos pozos abastecen a hoteles u otros centros.

Los responsables de los negocios o instituciones tienen ya muchas cosas en la cabeza para que, además, tengan que preocuparse por cuándo toca limpiar el aljibe, la fosas séptica o realizar un lavado general con agua a presión de las alcantarillas o las tuberías.

Por cierto que esta última tarea, es de las más interesantes en el ámbito de los contratos de mantenimiento. Los lavados de tuberías con agua a presión aseguran ausencia de malos olores, de atascos y de reventones.

Son otros muchos los servicios de los que puede beneficiarse gracias a nuestro equipo de desatascos en Alicante. Otro de los más importantes es el vaciado y limpieza de fosas sépticas. Siempre a través del camión cuba y de la tecnología que ofrece, se podrá llegar a desatrancar casi cualquier tipo de instalación.

En el caso de que la tuberías estuviese demasiado estropeada para poder maniobrar o mejorarla, habría que pensar en instalaciones de agua totales o parciales.

En todo caso, nuestros operarios están dispuestos a ceñirse a sus necesidades, tanto en cuanto a rehabilitación como respecto al presupuesto asumido.

Otra instalación que requiere la mano de profesionales para su puesta a punto, es la fosa séptica. Las fosas sépticas sirven para que las aguas negras de los edificios a que sirven, encuentren vía de salida y se degraden en la fosa.

Sin embargo, de no estar la fosa bien limpia puede que el fiemo tienda a acumularse con mayor celeridad, provocando una de las inundaciones más desagradables que pueden darse en edificios habitados: el desborde de un pozo o fosa séptica.

Cuando sucede esta incidencia, se considera trabajo de urgencia y los operarios lo primero que hacen es retirar todas las aguas negras mediante el achique de las bombas de succión.

Una vez todo ha quedado completamente limpio, los poceros se centrarán en el vaciado y limpieza de la fosa. Contrate un servicio de mantenimiento periódico, un servicio que le permitirá ahorrar en trabajos urgentes y tener su edificio a punto en una de sus áreas de más relevancia: las infraestructuras hidráulicas.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE